VIVE Global: Descubre el Mundo en Directo

21.6 C
La Plata
jueves, junio 13, 2024

La caída del capo mafia El “padrino”, entre lujos y sangre

Para leer

El siciliano Matteo Messina Denaro, el último padrino de Cosa Nostra, fue detenido ayer en Palermo (Sicilia) durante un gran operativo policial. Este capo mafia, que vivió 30 años en la clandestinidad, era un asesino despiadado, que ordenaba tanto matanzas como negocios millonarios y amaba el lujo.

“Con la gente que he matado, podría llenar todo un cementerio”, se jactó en una ocasión, al hacer referencia a las personas que ha asesinado personalmente, inclusive con sus manos, por estrangulamiento.

Experto en armas de fuego, sabía disparar desde los 14 años y cometió su primer homicidio a los 18 años.

Apodado “Diabolik”, por el nombre de un criminal protagonista de una famosa tira cómica italiana, era ahora el líder indiscutible de la temida mafia siciliana Cosa Nostra, especializada en el millonario tráfico de drogas, pero con tentáculos también en el sector inmobiliario, la energía eólica y las apuestas online.

Nacido el 26 de abril de 1962 en Castelvetrano, en el suroeste de Sicilia, desde la infancia formaba parte de la organización gracias a su padre, Don Ciccio, líder del clan local.

Líder de la nueva generación que relevó a los viejos padrinos, el “príncipe de Trapani”, como lo solían llamar, tenía una verdadera pasión por los coches de lujo, las mujeres y los relojes de oro.

Amante de los juegos electrónicos, sus adeptos lo veneraban como a un dios pese a su estilo despiadado demostrado en los años 90, cuando ordenó la matanza de los jueces antimafia Giovanni Falcone y Paolo Borsellino y ordenó una serie de atentados en Roma, Milán y Florencia.

En 1989 comenzaron sus primeros problemas con la ley, cuando fue acusado de asociación mafiosa por su participación en la cruenta lucha entre dos clanes rivales.

Ese año fue acusado de haber ordenado el asesinato de Nicola Consales, un hotelero que lamentaba que sus empleados mantuvieran conexiones con la mafia, entre ellos nada menos que la amante de Diabolik.

ALIANZA CON LOS CORLEONESI

Como líder del llamado clan Castelvetrano firmó la alianza con el famoso clan de los Corleonesi, inmortalizado en el filme “El Padrino”, y se convirtió en uno de los herederos del temido “capo de todos los capos” Toto Riina, “La Bestia”, capturado en 1993 y fallecido en 2017.

En julio de 1992 participó en el asesinato de Mincenzo Milazzo, jefe del clan Alcamo y llegó a estrangular a su pareja, que estaba embarazada de tres meses, alimentando su fama de líder cruel.

Después de la detención de Toto Riina, Messina Denaro lideró la estrategia del terror: apoyó la organización de los atentados en Florencia, Milán y Roma, fuera de Sicilia, que dejaron un total de diez muertos y un centenar de heridos.

A mediados de 1993 optó por desaparecer, se convirtió en el líder invisible de una organización criminal millonaria y su aspecto era desconocido para la mayoría de los italianos.

De hecho, el rostro del líder mafioso, para su identificación, se basaba en reconstrucciones hechas a través de computadoras.

De las primeras fotos divulgadas tras su detención su cara resulta reconocible, aunque llevaba un gorro de lana y chaqueta de invierno además de anteojos.

Acusado de asociación mafiosa, homicidio, tenencia de explosivos, hurto y otros delitos, ha recibido condenas por mafia, atentados y unos cincuenta homicidios.

Entre 1994 y 1996 los testimonios de varios arrepentidos permitieron arrojar luz sobre su papel dentro de la Cosa Nostra.

En 2000, tras el megajuicio contra la mafia llamado “Omega” y celebrado en Trapani, fue condenado en rebeldía a cadena perpetua.

Fue uno de los organizadores en 1993 del secuestro del pequeño Giuseppe Di Matteo para obligar a su padre Santino a retractarse de su testimonio sobre el asesinato del juez Falcone.

Después de 779 días de detención, el niño fue estrangulado y su cuerpo fue disuelto en ácido, uno de los crímenes más horribles de su larga carrera.

Durante sus años como prófugo, comunicaba con el seudónimo de “Alessio” a través de los famosos “pizzini”, los mensajes escritos en pequeños papeles y fácilmente ocultables.

En 2010, la revista Forbes lo incluyó en la lista de los diez fugitivos más peligrosos del mundo.

Sus años como prófugo estuvieron marcados por los rumores. Se afirma que fue sometido a una operación de cirugía plástica para dejarlo irreconocible.

“VICTORIA DEL ESTADO”

La detención de Messina Denaro ha suscitado numerosas reacciones por parte de la clase política italiana, entre ellas de la primera ministra Giorgia Meloni.

“Una gran victoria del Estado, que demuestra que no hay que rendirse ante la mafia”, escribió.

El presidente de la República, Sergio Mattarella, cuyo hermano Piersanti, presidente de la región de Sicilia, fue asesinado a tiros por la mafia a principios de la década de 1980, envió “sus felicitaciones” a las fuerzas del orden.

“Hemos detenido a un criminal peligroso, sin violencia, como se pretende en un país democrático”, aseguró durante una conferencia de prensa Maurizio De Lucia, fiscal jefe de Palermo al subrayar que el capo mafia no se resistió a la captura. Messina Denaro fue detenido mientras esperaba para ser testeado por Covid-19 en una clínica privada, a donde acudía desde hace un año para recibir un tratamiento de quimioterapia contra un cáncer.

Ordenó asesinar a los jueces Falcone y Borsellino. Por su crueldad, tenía el apodo de “Diabolik”

 

- Genesis -spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img

Ultimas Noticias

La primera reacción de los mercados tras aprobarse la Ley Bases en el Senado

​ Luego de la aprobación de la Ley Bases en el Senado, el foco se puso en cuál será la...
- Advertisement -spot_img

Otros Artículos de Interés