VIVE Global: Descubre el Mundo en Directo

21.6 C
La Plata
jueves, junio 13, 2024

Montenegro tuvo que poner orden, el «Mago sin dientes» hizo magia y Macri avisó: «I’m back»

Para leer

Traigan al mago

Los primeros asientos se reservaron para las principales figuras de Juntos por el Cambio, pero también  hubo lugar para caras inesperadas. Una de ellas fue la de Pablo Cabaleiro, más conocido como el “Mago sin dientes”. El artista es un talismán para el macrismo y en esta oportunidad tampoco falló: se lo pudo ver, siempre con su inconfundible galera negra, muy cerca del escenario donde habló Mauricio Macri, sentado en la cuarta fila.

Al llegar al primer piso del salón de La Normandina, se llevó algunos aplausos del público presente, concedió selfies y se mostró muy charlatán con distintos seguidores y dirigentes. Y como si fuera poco, también protagonizó un momento gracioso durante la entrevista que le hizo Martín Yeza, el intendente de Pinamar, a Mauricio Macri, en el marco de la presentación del libro “Para qué”.

Vidal junto a Ritondo y Jorge Macri. El abrazo de Montenegro con Vidal. Fotos: Diego Berrutti para 0223.

Los problemas de sonido fueron una constante al principio del encuentro: cada vez que Yeza intervenía para preguntar, su voz acoplaba en los parlantes e impedía escuchar la conversación. El “Mago sin dientes”, entonces, reaccionó y desde su silla le dio indicaciones al joven intendente: “Tenés los dos micrófonos encendidos. Alejá uno de los dos para que no interfiera”. Yeza hizo caso, siguió el consejo y… el desperfecto se corrigió. Por unos segundos, al menos.

Orden en la sala

Guillermo Montenegro no solo fue gran anfitrión y levantó al público durante la llegada de Mauricio Macri sino que también se encargó de poner orden para evitar desbordes en el pequeño espacio que se había destinado para la charla entre Yeza y el expresidente.

Montenegro con Martiniano Molina. Fotos: Diego Berrutti para 0223.

En el momento de la irrupción del fundador del PRO, el intendente se plantó en el escenario y, con micrófono en mano y su imponente voz, le ordenó al DJ que bajara la música. Minutos después, ya con Macri en escena, calmó a los fotógrafos que trataban de asegurarse la postal política del jueves. “Muchachos, ya está, ya sacaron fotos, paren un ratito así la gente puede ver”, pidió, y despertó un aplauso generalizado.

¿Aviso en clave de rock?

Se sabe del fanatismo de Macri por Queen. Sin embargo, la banda internacional que lo acompañó esta vez en La Normandina fue AC/DC, con “Back in black”. Sí, el mismo clásico de hard rock que en su estribillo reza una y otra vez: “’Cause I’m back/ Yes, I’m back” (Porque he vuelto, sí he vuelto). ¿Elección a consciencia o simple coincidencia? En tiempos de definiciones electorales, ningún detalle se puede pasar por alto.

Miguel Ángel Pichetto con Diego Santilli. Fotos: Diego Berrutti para 0223.

“Mauricio presidente”

Durante la llegada y despedida de Macri en La Normandina, los cientos de seguidores que se acercaron a escucharlo corearon “Mauricio presidente, Mauricio presidente” y “Se siente, se siente, Mauricio presidente”. El líder del PRO, sin embargo, evitó cualquier palabra o gesto de definición al respecto, más allá de algún pulgar arriba y una sonrisa aislada.

De hecho, al referirse puntualmente a su futuro político inmediato, se expresó con ambigüedad: “Yo estoy y siempre voy a estar independientemente de lo que haga en los próximos años. Siempre voy a estar. Y voy a estar para garantizar a nuestra mejor compañera, que es la libertad, y voy a estar porque amo este país y popque hoy tengo más confianza que nunca en ustedes”.

Con Macri, Vidal fue la dirigente más aplaudida en la sala. Fotos: Diego Berrutti para 0223.

Por más abrazos “sanos”

En distintas oportunidades de su discurso, Macri alentó la “competencia” y la necesidad de promover disputas “sanas”. “Una de las razones por las cuales Argentina retrocedió mundialmente 50 o 70 años es porque no hemos querido entender que la competencia nos dignifica”, apuntó, en una de sus reflexiones, dejando en claro el apoyo a una gran Paso para pulir las candidaturas en la coalición.

Y lo cierto es que los gestos de sana competencia tampoco faltaron a la presentación del libro del exmandatario. En la previa, se pudo ver abrazos sentidos entre Cristian Ritondo, Diego Santilli y radical Maxi Abad, los tres hombres de Juntos por el Cambio que prometen presentarse para pelear por la Gobernación.

Mariú, la más aplaudida

El abrazo de Montenegro con Vidal. Fotos: Diego Berrutti para 0223.

Junto con Macri, María Eugenia Vidal fue la dirigente que cosechó más aplausos en el salón del complejo de Playa Grande. Antes de sentarse en primera fila junto a Ritondo, se fundió en un abrazo con el intendente Montenegro, con quien dice mantenerse en contacto en forma permanente.

En noviembre, el actual presidente del bloque del PRO en la Cámara de Diputados había anunciado que Vidal sería una de las postulantes para llegar a la Casa Rosada. Sin embargo, la exgobernadora todavía no se ha pronunciado con contundencia al respecto y su candidatura, al igual que la de Macri, es incierta.

Los que faltaron

Se puede decir, entonces, que no hubo ningún candidato presidenciable presente en el acto de Macri. Las grandes ausencias, en este sentido, fueron Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich.

Si bien el jefe de gobierno porteño y la titular del PRO ya habían avisado que no irían por razones de agenda y vacaciones, respectivamente, la ausencia de los candidatos más importantes que propone JxC no deja de exponer algunos cortocircuitos internos.

La recorrida por Playa Grande

Después de ser entrevistado por Yeza en La Normandina, Macri bajó al paseo de Playa Grande y recorrió rápidamente el sector de boliches para llegar al Costa Galana, donde participó de una charla organizada por la Fundación Libertad.

Muchos jóvenes en malla y ojotas, recién salidos de la playa, se sorprendieron al cruzar al expresidente. “¿En serio es Macri?”, “¿Qué hace acá?”, “¿Viste lo que convoca?”, fueron algunos comentarios que se escucharon, mientras el referente opositor se dirigía al lujoso hotel, interrumpiendo el paso solo para selfies o autógrafos.

Macri parece haberse llevado una buena impresión de la ciudad. Y fue, en definitiva, lo que buscaba: sondear el nivel de su imagen antes de decidir si se lanzará hacia otra posible carrera presidencial en Argentina.

 

- Genesis -spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img

Ultimas Noticias

La primera reacción de los mercados tras aprobarse la Ley Bases en el Senado

​ Luego de la aprobación de la Ley Bases en el Senado, el foco se puso en cuál será la...
- Advertisement -spot_img

Otros Artículos de Interés